Al cotizar seguro vida contratas la seguridad de tener a resguardo a tu familia en caso de que fallezcas. Los beneficiarios de tu seguro serán quienes cobren la póliza en caso de fallecimiento.

Las personas contratan un seguro de vida por varias razones:

  • para garantizar que sus beneficiarios tengan suficiente dinero para mantener su estilo de vida,
  • para pagar por los gastos del entierro y deudas pendientes
  • para cumplir con los requisitos para obtener un préstamo comercial.

Los beneficiarios son las personas que usted designa para que reciban el dinero de la póliza de vida después de que usted fallece. Este dinero se conoce como beneficio por causa de muerte y por lo general está libre de impuestos para el beneficiario.

Usted puede designar uno o más beneficiarios. Si designa a más de uno, tiene que decidir cómo dividirá el dinero. También puede seleccionar un segundo beneficiario o beneficiario contingente, para que reciba el dinero si el beneficiario primario muere antes que usted. También puede designar a una institución como su beneficiario.

Un seguro de vida no es una inversión. Una inversión es un riesgo financiero, ya que usted podría ganar dinero pero también podría perder una parte o todo su dinero. El seguro de vida tiene cierto riesgo financiero, pero paga un beneficio garantizado por causa de muerte si usted paga sus primas de seguro.

Algunos tipos de seguro de vida, como el ordinario de vida, vida universal y vida variable, pueden acumular un valor en efectivo, el cual usted podría usar mientras está vivo. Aunque usted puede usar este dinero como fuente de ingreso para la jubilación, los agentes y las compañías no pueden referirse al seguro de vida como una inversión o como una fuente de ingreso para la jubilación. Si un agente o una compañía tratan de venderle una póliza de seguro de vida como una buena inversión, tenga cuidado. Además, no confunda el seguro de vida con las anualidades. Muchas veces las personas compran anualidades para su jubilación porque pueden proporcionarles ingresos fijos durante un largo periodo de tiempo.

Las compañías de seguros utilizan un proceso llamado aseguramiento para decidir si le venderán un seguro de vida a alguien y qué precios cobrar por las primas de seguro. La compañía considerará varios factores para decidir cuánto cobrar por la prima de seguro. Estos incluyen:

  • su edad,
  • sexo,
  • condición médica,
  • si usa tabaco, y
  • sus pasatiempos y su ocupación.

Los solicitantes jóvenes y las personas que tienen buena salud, no fuman y no tienen pasatiempos u ocupaciones peligrosos, tendrán primas más bajas, ya que la compañía espera que estos asegurados vivan por más tiempo. Los solicitantes que son de mayor edad, que tiene problemas de salud, fuman o tienen pasatiempos u ocupaciones peligrosas pagarán más.

Las compañías pueden cobrarle una prima de seguro más alta o pueden decidir no venderle una póliza debido a su riesgo potencial. Si una compañía no le vende una póliza, siga buscando. Las guías de aseguramiento varían en cada compañía. Es posible que encuentre una cobertura con otra compañía.

Cotizar seguro vida, en nuestro cotizador, te brinda toda la información que necesitas. También podés acercarte a nuestro local comercial de la Av. Ángel Gallardo 87 en Villa Crespo de lunes a viernes de 10hs a 13hs y de 14hs a 18hs. Nuestros teléfonos: 011-4858-1700, (011) 4857-5577 / 5959 / 6262 / 6565 / 6556 / 6622.